24.11.2021

¿Cómo es la situación de las juventudes nicaragüenses desplazadas forzadas en Costa Rica?

¿Cuál ha sido la experiencia de las juventudes nicaragüenses exiliadas en Costa Rica? Una encuesta nos da las respuestas.

Causas del desplazamiento forzado de las juventudes 

A doscientos años de la Independencia de Centroamérica, se continúan violentando los derechos humanos de las juventudes. En Nicaragua, desde las protestas sociales iniciadas en abril de 2018, se transgreden los derechos fundamentales de las juventudes nicaragüenses que fueron las protagonistas del “Estallido de abril”, manifestándose en contra de los acontecimientos ocurridos en la reserva Indio Maíz.

En ese mismo contexto surgen las reformas a la seguridad social que afectaron a las personas jubiladas. Por este motivo, las juventudes se sumaron a las protestas y dejaron los salones de clases para unirse a las manifestaciones cívicas en las calles, en respaldo a las personas.

Pese a que hubo participación mayoritaria de personas adultas en el proceso de independencia, las juventudes se han reivindicado en las luchas sociales en las últimas décadas. En Nicaragua, esto ocurrió entre los años cincuenta y ochenta con la revolución sandinista, la campaña de alfabetización y la reconstrucción del país, según la socióloga Elvira Cuadra.

Treinta años después, la participación de las juventudes nicaragüenses se vio evidenciada en las manifestaciones iniciadas en abril 2018: las convocatorias a marchas toma y atrincheramiento en universidades y en el diálogo nacional. 

La represión estatal fue desproporcionada, al extremo de cometerse crímenes de lesa humanidad tal como lo confirmó la CIDH. En su visita realizada a Nicaragua, en el 2018, señalaron que se cometieron graves violaciones a los Derechos Humanos, contabilizando un total de 328 personas asesinadas, más de 2000 personas heridas y 1614 privados de libertad. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Sr. Filippo Grandi, a la fecha, Costa Rica, ..., ya tienen 100.000 solicitantes de asilo provenientes de Nicaragua.

Sobre violaciones a los derechos humanos 

En la segunda semana de septiembre del año del bicentenario de la independencia de Centroamérica, se realizó un sondeo. Por medio de una encuesta aplicada a 17 jóvenes con el fin de indagar sobre la violencia estatal, los resultados de la encuesta mostraron que el cien por ciento son jóvenes nicaragüenses. Todas son víctimas directas de la represión estatal en Nicaragua, y muchos actualmente se encuentran exiliados en Costa Rica.

Datos demográficos de la población encuestada

La encuesta se aplicó a un total de 17 personas y se realizó en línea. Aquí se solicitó que se llenara bajo su consentimiento libre e informado, sin revelar la identidad de las personas encuestadas. Como se observa en el gráfico Nº 01, el 52% son del género femenino, el 41.2% masculino y el 5.9% no binarie.

Parte del sondeo de preguntas consistía en conocer, si se identifican como una persona LGBTIQ+. Esto permitía determinar si es un factor para su desplazamiento forzado. En esta encuesta, 7 personas o lo equivalente al 41% expresaron que sí se identifican.

Lugar de origen de las personas encuestadas

El grupo de personas consultadas por medio del sondeo, en su mayoría son originarios de Matagalpa, 3 de Managua, 2 de León y uno de los demás municipios, Chinandega, Granada, Jinotega y Masaya, como se muestran los datos en el gráfico Nº 02. 

En cuanto al año que ocurrió el exilio de cada uno, se reporta que el 76% lo hicieron en el 2018, el 18% en el 2019 y el 6% en el año 2020. Durante este tiempo se encuentran en solicitud de refugio en Costa Rica. 

Principales hallazgos

De las personas encuestadas, se conoció que 7 de ellas, estaban organizadas en espacios de incidencia social. Antes y durante las protestas sociales efectuadas en 2018 formaban parte de movimientos sociales y políticos. 4 de ellas expresaron que después de exiliarse, no continuaron participando en estos espacios, debido a que sus condiciones económicas cambiaron. Además, debían buscar una forma de generar ingresos para poder solventar sus necesidades en el exilio. 

Mientras tanto, 6 de los jóvenes que aún siguen organizados desde el exilio, tres de ellos manifestaron que antes de las protestas en Nicaragua, no se habían organizado. Sin embargo, ahora consideran que tienen más libertad de hacerlo desde el exilio. Las otras 7 personas expresaron no estar organizadas pero que siguen demandando un cambio desde las redes sociales o haciendo presencia en algunas marchas.

Sobre la violencia estatal

Respecto a la pregunta sobre el concepto de violencia estatal, se extrajo el siguiente párrafo: “Toda violencia que ejerce el Estado es hacia los ciudadanos y ciudadanas que piensan distinto a los que gobiernan, o en contra de las voces disidentes con el propósito de silenciarlas. Esta violencia se ejerce vulnerando los derechos humanos, con la negación de accesos a servicios públicos y represión ciudadana pasando sobre las leyes y creando impunidad para los perpetradores”,expresaron los consultados

En el mismo sentido, en su mayoría coincidió que la violencia no solo la ejercen en contra de sus ciudadanos, también se ejerce cuando se le niegan los derechos que tienen las personas migrantes por ejemplo los derechos a la salud, educación, trabajo, libertad de expresión, señalaron. Durante la construcción de este concepto también identificaron tipos de violencia Estatal, señalando las siguientes:

  • Homicidios y asesinatos
  • Desapariciones forzadas
  • Violaciones sexuales
  • Desplazamiento forzado 
  • Marginamiento a líderes sociales
  • Negación de accesos o servicios públicos
  • Violación de la leyes y mandatos

Todas las personas encuestadas reconocen haber sido víctimas de amenazas y difamación por redes sociales, así como asedio y persecución por parte de simpatizantes del gobierno. También mencionaron que aún estando fuera de Nicaragua siguen siendo víctimas de la represión estatal por parte simpatizantes del gobierno. Estas personas realizan campañas de difamación y amenazas por redes sociales debido al activismo que realizan desde fuera del país. También mencionaron que el estar en el exilio tiene consecuencias negativas, incluyendo la violencia que aún se mantiene en su contra.

Violencia identificada en el entorno cómo consecuencia de la represión estatal

Durante la investigación, las y los jóvenes identificaron su entorno actual en Costa Rica y la situación socio política en Nicaragua como una forma de violencia sostenida.

Mencionaron que la persecución en Nicaragua contra personas opositoras e indígenas, el marginamiento a la comunidad LGBTIQ+, el deterioro de las instituciones del Estado, la falta de atención a la pandemia Covid19, el Estado policiaco y la implementación de leyes represivas son formas de violencia que viven a diario y que no son dirigidas de forma individual pero que siempre les afecta.

En Costa Rica han identificado como violencia, el hecho de encontrarse con personas exiliadas, la falta de acceso a la educación universitaria, no acceso a la salud, el desempleo, no tener una vivienda, la xenofobia, la aporofobia, marginación. Todo ello acompañado de la necesidad de no poder ver a sus familiares como consecuencia de la violencia ejercida por el Estado de Nicaragua, con la que se vive a diario. 

Otra de las expresiones de violencia que reconocen son las que viven sus familiares y amigos en Nicaragua, situación que les provoca, inestabilidad emocional y estrés poder encontrar una forma de salida a la situación socio política. 

Conclusiones

La grave crisis que enfrentan las juventudes, ha llevado al exilio a miles de jóvenes nicaragüenses, que se han visto en la obligación de dejar sus familias y pertenencias para salvaguardar sus vidas.

La juventud exiliada carece de condiciones socio económicas que les proporcione una vida digna, ya que han manifestado que han sido víctima de discriminación o xenofobia en los lugares donde se han refugiado.

Algunos jóvenes de la comunidad LGBTIQ+ son discriminados aún más por pertenecer a grupos vulnerabilizados, quienes también se han sentido perseguidos por grupos afines al gobierno de Nicaragua. 

Pese a las difíciles situaciones, valoran que se sienten un tanto más seguros en el exilio en este caso en Costa Rica, ya que se les permite la oportunidad de manifestarse y de luchar desde fuera de Nicaragua por un verdadero cambio de gobierno. 

Actualmente, la descolonización no ha sido posible en Centroamérica, se continúan repitiendo los patrones discriminatorios y las expresiones de violencia en contra de las juventudes. Sobre todo, esto se manifiesta en aquellas poblaciones que alzan su voz en contra de las violaciones a los derechos humanos, o que pertenecen a poblaciones vulnerabilizadas: personas indígenas, diversidad sexual, afrodescendientes, personas discapacitadas, en fin, con todo aquello que no se alinea con la población hegemónica. 

Por Braulio Abarca Aguilar. Agente de Cambio, 2020. Defensor de los derechos humanos. 

Lúdica Política - una revista de Agentes de Cambio

Lúdica Política - una revista de Agentes de Cambio

Una revista del Programa Agentes de Cambio en América Central. Leer más

volver arriba